Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:


    Blogalia

    Síndrome de abstinencia

    Ayer quería escribir un poco sobre la relatividad de todo aquello que nos molesta a unos y nos complace a otros, y, en un alarde de genialidad estilística, entroncarlo con los sentimientos encontrados que me embargan por la tan cacareada Ley Antitabaco. De paso, hubiera aprovechado para pegarle un tirito (metafórico, por supuesto) a la menestra de salud, que nos quiere tanto que, al fin y a la postre, nos va a prohibir hasta pegarnos un homenaje sexual de vez en cuando, por aquello de la fatiga y las cardiopatías encubiertas.

    Pero no pude hacerlo. Blogalia se había caído, y con ella, todas mis esperanzas de descargar hiel sobre estos bits que usteden ven convertidos a modo gráfico.

    No me quejo, cuidaito. Yo también me dedico a esto y sé que el problema que tuvieron es impredecible, y que cuelga sobre todos los portales cual espada de Damocles virtual. Otra cosa sería hablar sobre la calaña de cietos proveedores de servicios que pululan por ahí. Aunque esa es otra historia, y debería ser contada en otra ocasión. Lo único que había era un cierto sentimiento de pesadumbre entre los bloggers, como si les faltase algo, probablemente su dosis diaria de cotilleo en mente ajena.

    Porque, no se engañen, toda esta cuestión de la blogosfera sólo se reduce a eso: al fisgoneo. A todos nos gusta, más que la noticia o la opinión en sí, la forma en que nuestro blogger elegido ha arremetido contra ella. Es un modo estupendo de adentrarse en el mundo tenebroso de la mente ajena, y, además, como invitado. No sé lo que sería de nosotros a estas alturas, si, como sucede en uno de mis cuentos (Deshacer el Mundo, para el/la que se lo pregunte), la red global se viniese abajo sin posibilidad de restauración. Probablemente había síndrome de abstinencia, tanto de lectura como de escritura...

    Por Dios, ¿qué he hecho?

    Poco le va a faltar a la menestra de Salud para leerme y comenzar a prohibir las bitácoras, que crean dependencia y producen angustia y stress. ¿No me creen? Al tiempo.

    2006-01-04 12:50 | Categoría: Speaking in Tongues | 2 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/36252

    Comentarios

    1
    De: Kotinussa Fecha: 2006-01-04 16:25

    De momento parece que nos salvamos, porque por lo visto ahora toca la cruzada anti-alcohol.

    Otra enganchada al cotilleo mental.



    2
    De: Juaki Fecha: 2006-01-04 17:22

    Como todos, hija, como todos ;)



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.224.176 (9de208049d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia