Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Diciembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31            

    Documentos:


    Blogalia

    Dinosaurios

    La gasolina (la que yo pago, la diesel) está ya casi a un leuro el litro. Joder, manda cojones. A este paso (ojalá) volveremos a las bicicletas y los patinetes, o a los largos paseos del brazo de bellas señoritas que portan coquetas sombrillas. ¿Por qué no? Siempre he dicho que si la naturaleza hubiese querido que nos moviésemos por carreteras nos habría dotado de ruedas en lugar de pies. Lo que ocurre es que nos hemos vuelto cómodos, y ya no sabemos ir a ningún sitio si no es dentro de un automóvil.

    No es mi caso: tengo cuarenta y todavía no me he sacado el carné de conducir. Tengo coche, pago impuestos, pero conduce mi mujer.

    Es casi una declaración vital. Procuro ir andando a todos los sitios dentro de la Frontera (que es grande, no se crean), bueno para mi corazón y para mi mente. Si tengo que desplazarme a otra urbe pillo el transporte público. En este sentido, soy más ecologista que los de Greenpeace, aunque no comparta muchos de sus métodos. Es que, sencillamente, me joden las dependencias. Me gusta pensar que soy un espíritu libre (una falacia: en el momento que entras en el mercado laboral pasas a ser un esclavo del sistema), que conservo un rasgo de antigua humanidad que me hace disfrutar de los paisajes y de los entornos, sin estar obligado a contemplarlos a través de un cristal, difuminados por la velocidad.

    A pesar de todo lo anterior, respeto profundamente otras filosofías, ahora constreñidas por las cotizaciones del crudo Brent y todo ese tipo de idioteces impuestas por ese juego de adultos gilipollas que es la Bolsa, corolario último de este Metacapitalismo inhumano que nos gobierna ("malos tiempos para la lírica", decían los Golpes Bajos a principios de los 80). La gente está agobiada, sus vehículos pasan hambre, las pobres petroleras ganan menos, dignas de pena, por eso tienen que subir los precios del proletario-consumidor que, en última instancia, jamás de se entera de la verdadera causa de la subida.

    Porque esa partida se juega en esferas muy alejadas de nuestro universo. Mueven fichas aquí y allá, incluso usando las matemáticas del caos (flujos entrópicos y esas cosas) para calcular las tendencias que hay que imponer a fin de que sus futuros beneficios cuadren. Bush Jr., que no es más que un títere descerebrado de poderes mucho más astutos que él, comenzó su guerra como una especie de pistoletazo de salida para la carrera petrolífera, creyendo que iba a controlar los pozos (ingenuo como todos los que no tienen una sólida preparación humanistica para afrontar la ostentación de poder), sin saber que le estaban dando la misma coba que al resto de la humanidad. Como propina cosecha muertos y caos, lo cual no es algo que deba tomarse a la ligera ni permitirse bajo ningún concepto. El Amo de Títeres que gobernaba sus hilos ha cortado éstos de repente, sin previo aviso, y ahora todos pagamos las consecuencias: en el precio del carburante y en la cantidad de cadáveres que surgen a nuestro alrededor.

    Pero no nos engañemos, la culpa de todo esto es de los dinosaurios: ¿a quién se le ocurre morirse en las ciénagas hace millones de años para que las presiones tectónicas acaben convirtiendo tu cadáver y el de tus congéneres en inmensas masas de restos fósiles en estado líquido que los primates de la superficie acabarán usando como fuente de energía?

    A nadie, señoras y señores, a nadie. Por eso se extinguieron.

    2006-01-15 13:18 | Categoría: Speaking in Tongues | 4 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/36563

    Comentarios

    1
    De: V. Fecha: 2006-01-15 13:25

    "A nadie, señoras y señores, a nadie. Por eso se extinguieron."

    Aún les pasó poco. Por cabrones.



    2
    De: El PaleoFreak Fecha: 2006-01-15 13:30

    ¿Qué hago? ¿Me ofendo?
    ;o)



    3
    De: Juaki Fecha: 2006-01-15 15:47

    No, joé, que es una crítica constructiva :)



    4
    De: Kotinussa Fecha: 2006-01-15 19:02

    Otra del mismo club (de los sin carné). Y no lo echo de menos en absoluto, lo prometo.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 34.236.153.51 (ba461d300d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia