Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Diciembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31            

    Documentos:


    Blogalia

    Lágrimas en la lluvia

    Ayer por la tarde llovía desde el infierno, al menos en este pequeño punto del norte de África donde me ha tocado recalar. Veía el agua caer desde nubes orondas, grises, preñadas de pequeños vástagos cristalinos, pariéndolos sobre nuestras cabezas... Y me vino a la mente la que es, sin duda (al menos para mí), la mejor frase que he escuchado en una película:

    "Todos esos recuerdos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia..."

    Sí, las famosas palabras que pronunciara Roy Batty, el replicante NEXUS 6, segundos antes de morir sobre un tejado sucio y maloliente en el agobiante Los Angeles del futuro donde se desarrolla la acción de la mítica Blade Runner.

    Ha sido y será una de las muertes más líricas del cine, sobre todo del cine de Ciencia Ficción, donde en la inmensa mayoría de las películas defenestran al personal con rayos láseres, bombas de muones, neurolátigos, o directamente con garras puntiagudas si hay bichos de por medio. Ese leve contrapicado, situándonos al nivel de los ojos del moribundo protagonista humano (?), centrándose gradualmente en el rostro húmedo del supuesto enemigo, donde una catarata de gotas de lluvia nos impiden ver si la vida se escapa de su cuerpo transportada por unas lágrimas imposibles. La paz con que acepta la muerte, respetando la vida de su enemigo. Porque al final, cuando el NEXUS ve que su hora a llegado, comprende que la existencia es el don más preciado, y que debe demostrar ese conocimiento último retirando la parca de los alrededores de Deckard, un blade runner alucinado que no comprende el trascendental momento que le ha tocado vivir.

    Así es la vida. Hay gente en nuestro mundo real que no comprende esa enseñanaza, que se empeña en vengar muertes a golpes de muerte, que se empecina en afilar la guadaña propia antes que tratar de esquivar la ajena. Son como el blade runner de la película, que en ningún momento es capaz de aceptar su propia naturaleza.

    Pero yo siempre recuerdo a Roy Batty, y su última enseñanza, y trato de inculcarla a mi alrededor, para que ese postulado superior no se pierda nunca en el tiempo.

    Como lágrimas en la lluvia.

    2006-01-30 11:34 | Categoría: Fantaciencia | 4 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/37002

    Comentarios

    1
    De: Kotinussa Fecha: 2006-01-30 19:41

    Ante el tema de la muerte, hay posturas que me resultan todavía más incomprensibles que la venganza, como por ejemplo el pretender ignorarla, el empeñarse en vivir como si fuera para siempre.



    2
    De: V. Fecha: 2006-01-30 20:19

    Es que vivimos para siempre. No conocemos nada antes de nacer, y nada quedará después de morir: toda la existencia está ahí, delante nuestro, entera para nosotros. La creación se produce justo cuando comenzamos a vivir, y dura toda la vida. Que es todo lo que tenemos. Roy Batty lo comprende en ese momento; sabe que ha vivido mucho más de lo que un humano podría imaginar, que su vida está completa. Ese momento de la película, con la banda sonora magnífica de Vangelis y el eco que se le da a la voz de Roy, es pura magia. Creíamos que Ridley Scott crearía más magia a ese nivel con el tiempo, pero mira... XD
    Estupendo post el tuyo. Como siempre.



    3
    De: RM Fecha: 2006-01-30 20:47

    Bueno, parece que a quien se le ocurrió ese texto no fue a Ridley Scott. Ni siquiera al guionista de la peli. Sino a Rugerón (Rutger Hauer) unos minutos antes de soltarle el discurso a su hermano replicante díscolo.



    4
    De: Juaki Fecha: 2006-01-30 21:04

    Pues me quito el sombrero ante el inmenso Rutger. Chapeau, joder. Los pelos como escarpias, y, encima, improvisao.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 34.236.153.51 (ba461d300d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia