Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:


    Blogalia

    La soledad del documentalista de fondo

    En los pocos ratos que tengo libres (es decir, las horas de sueño) estoy buscando información para mi próxima novela. Yo no soy, ni lo es ninguno de mis compañeros de afición, uno de esos escritores yanquis que tienen a su disposición todo un bufete de documentalistas que se encargan de averiguar por ellos todo lo que necesitan saber, quiá, aquí nos lo curramos desde las bases para hacer llegar a nuestros lectores una obra mínimamente profesional, coherente, y, si es posible, amena y cautivadora.

    Pero es proceso de búsqueda de datos es un verdadero coñazo.

    Y para mí lo es por dos razones fundamentales:

    a) No sé dónde buscar lo que quiero buscar, y, a veces, lo mismo es que ni siquiera existe o no está al alcance del público.
    b) A título personal, me doy cuenta de lo poco que sé, a pesar de llevar toda mi vida estudiando.

    Esta última razón es, como comprenderán, la que más me pesa. Mi novela se desarrolla en Cádiz (qué raro), a principios del siglo XVIII. Uno de los protagonistas es Don José Cadalso y Vázquez (ya saben, el de las Noches Lúgubres y las Cartas Marruecas), que se tiene que mover por una ciudad… de la que ni siquiera encuentro un callejero. Y es ahí donde nace mi agobio: yo que amo esa pequeña isla en mitad del Atlántico con locura, no sé prácticamente nada de su historia real, más allá de las anécdotas que todos sus habitantes sabemos. Me encuentro incapaz de mover a este personaje por un escenario urbano que no puedo visualizar. Sí, tengo un mapa (alemán, eso sí que es flipante) general, un croquis de los Glacis que había ante las Puertas de Tierra, el esquema de los Baluartes que rodeaban la ciudad… Durán ustedes que tengo bastantes datos, sí, pero no los que yo quiero.

    No encuentro, la verdad, cómo era el pulso de la ciudad, quiénes deambulaban por allí, y cómo; cuánto costaba una hogaza de pan, o viajar en postas desde la capital del reino, qué calles existían, cuáles no… El sentido de la vida en una ciudad inmersa sin quererlo en los desajustes de una Guerra de Sucesión, con armadas de toda Europa acosándola para poder tomar la plaza. Cómo era el mercado, a qué se dedicaban sus habitantes…

    Me falta, me falta todo un crisol de detalles. En la inestimable biblioteca Cervantes Virtual he encontrado casi todo lo que me hace falta para perfilar a mi personaje, pero no encuentro nada parecido que me ayude a perfilar mi ciudad. Y es una pena, porque, sinceramente, la historia promete.

    Quizá, en última instancia, tenga que hacer, aunque por otros motivos, lo que hizo Clarín con su Oviedo en La Regenta, ocultar tal nombre y llamarla Vetusta. ¿Qué nombre le pondré a Cádiz? No lo sé, porque tendré que reinventarla.

    Nada nuevo bajo el sol, que dijo el divino William; tanto rollo para llegar al mismo resultado que aquel sabio mucho más sabio que yo: que sólo sé que no sé nada.

    2006-02-16 16:55 | Categoría: Gaditaneces | 6 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/37513

    Comentarios

    1
    De: V. Fecha: 2006-02-16 19:55

    Una putada lo de la documentación, sí señor. Sobre todo si eres del tipo melindroso que hasta para sacar que un capullo se está ventilando una bolsa de pipas necesitas saber la marca, si se comercializaba, cuánto costaba la jodida bolsita...
    Cuando yo digo que somos enfermos terminales no lo digo por decir, ea.



    2
    De: RM Fecha: 2006-02-16 20:03

    A Cádiz, cuando yo no la quiera nombrar, le voy a poner de nombre Antigua.

    ¿Cómo está el niño?

    Atento que va mensaje común.



    3
    De: Kotinussa Fecha: 2006-02-16 21:16

    Pues para que veas qué chico es el mundo, Joaquín. Has dado con alguien que te puede echar una mano. Resulta que llevo muchos años investigando sobre el siglo XVIII gaditano (de hecho estoy haciendo un doctorado en Historia Moderna con una tesis sobre Cádiz). Hace ya años publiqué en Italia un libro sobre la escultura genovesa del siglo XVIII en Cádiz. Por tener, tengo hasta todos los padrones del siglo XVIII metidos en mi ordenador. Te puedo ayudar con los nombres de las calles, con las características de la población, con los personajes más influyentes de la ciudad en ese periodo, con las fiestas y cómo se celebraban, con el tema de las colonias extranjeras en Cádiz, con el del comercio, cómo era el gobierno municipal... En fin, lo que quieras.

    Y fíjate la casualidad, como no tengo talento para escribir una novela, he pensado muchas veces que sí podría hacer de documentalista para alguien que la escribiera. Tengo hasta pergeñado un argumento que, con toda probabilidad, nunca llegará a nada.

    En fin, que ya sabes. Estoy a tu disposición. Mándame un correo y tratamos el tema.



    4
    De: Juaki Fecha: 2006-02-16 21:46

    ¡Glubs, Koti! Que me he quedao pasmao... Sabía que tenías algo que ver con la historia, pero yo te hacía más arqueóloga, o algo así. Descuida que no voy a desaprovechar la oportunidad, hija. Pongo en orden las notas y te bombardeo, anda que no.



    5
    De: RM Fecha: 2006-02-17 10:20

    Ah, pues yo necesito información sobre el siglo XIX gaditano: de poco antes del 98 a poco después del 98.


    Y de la Cuba de por entonces.



    6
    De: ragnar Fecha: 2006-02-18 15:25

    ¿Documentalistas?

    O sea, ¿que ni siquiera se lo curran ellos?

    Panda de niñatos pijos... si yo no he acabado aún StormRider es justamente por eso...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.224.176 (9de208049d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia