Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:


    Blogalia

    Nos queda Selene

    Tengo un ordenador que puede hacer prácticamente de todo. Graba discos, muestra películas, retoca fotos. corrige mis textos cuando escribo (esto lo odio y, por lo tanto, está desactivado), me mantiene conectado con el mundo, me permite hablar con gente con la que, de otro modo, me sería imposible hacerlo...

    Tengo un móvil que te cagas (regalo de mi empresa de telefonía por ser tan buen cliente), con el que también puedo conectame con el mundo, hacer fotos, escuchar música, jugar a juegos de antaño con colores de ahora, enviar mensajes instantáneos, saber qué tiempo hace en Papeettee, pedir pizzas, calcular mis impuestos, ver el saldo que me queda en el banco...

    Tengo una sociedad que avanza (hacia delante, sin mirar a los lados), una sociedad que se embarca en las nuevas tecnologías como el niño que abre un juguete para ver qué demonios hay en su interior. Nuestra civilización descubre ingenios y técnicas con aplicaciones buenas y malas, desarrolla sistemas que, supuestamente, sirven para mejorar nuestra calidad de vida; nos ofrece una belleza efímera y engañosa que está construida sobre los chips de silicio y la fibra óptica que acabará por enlazarlos a todos...

    Tengo de todo. Pero hace unos días descubrí que nada de esto me impresiona tanto como la vieja luna, henchida en sangre, flotando sobre las aguas negras de la bahía de Cádiz envuelta en tinieblas, rielando sobre el mar en calma.

    Cuando el Hombre sea capaz de hacer algo así, estaré realmente impresionado.

    2006-02-18 22:11 | Categoría: Gaditaneces | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/37579

    Comentarios

    1
    De: Mizar Fecha: 2006-02-18 23:36

    Dí que sí, y desde la tacita de plata...¿qué más se puede pedir?



    2
    De: Kotinussa Fecha: 2006-02-19 12:01

    Está claro que esa visión de la "luna de sangre" impresiona más que todas las zarandajas tecnológicas que mencionas. Si es que los fenicios, los asirios o los egipcios no eran idiotas. Por eso me fastidia muchísimo esa condescendencia que tanto "moderno" muestra hacia las culturas de otros tiempos, sintiéndose superior intelectualmente simplemente por el hecho de despreciar cualquier creencia.

    De lo que no se quieren enterar es de que el mismo tío que veneraba a la luna era capaz de medir la circunferencia de la tierra usando sólo un palo (mi post del día 17). Es decir, que por el hecho de que tuviera unas creencias no se puede poner en duda que tenía un cerebro y que lo usaba bien.



    3
    De: Juaki Fecha: 2006-02-19 12:14

    Y que lo digas, hermana, y que lo digas... Te recomendaría que le echaras una visual a un cuento de Ted Chiang que se llama "La Torre de Babilonia", incluido en un libro que se llama "La Historia de tu Vida". Impresionante.



    4
    De: V. Fecha: 2006-02-19 12:16

    El relato en cuestión, y el libro entero. En mi vida adulta he flipado tanto con un libro.
    Como lector, instauraría una religión que afirmase que sólo hay un dios, y Ted CHiang es su Profeta.
    Como escritor, lo odio. Lo odio mucho... XDD



    5
    De: Zifra Fecha: 2006-02-19 17:34

    Realmente, el día que vea a "La estrella de la muerte" ponerse sobre la Bahía, temblaré :-)



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.224.176 (9de208049d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia