Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:


    Blogalia

    Diablos sobre ruedas

    motero vacilónBueno, se acabó el trabajo: volvemos a la rutina bitacoril, espero que por muchos meses sin interrupción. Y, lo extraño, es que he terminado las tareas académicas sumergido de pleno en uno de los peores infiernos que recuerdo: la motorada que se ha celebrado durante el fin de semana aquí en La Frontera.

    Sé que de nada valen mis opiniones, ni las de otros muchos seres humanos que sufrimos esta invasión de bárbaros motorizados con la aquiescencia de los poderes en el gobierno (municipal), pero todos tenemos el derecho al pataleo, sobre todo en el seno de nuestra supuesta democracia. El poder del pueblo está últimamente tan diluido que, la verdad, uno duda de que todavía exista ese término, al menos bajo el mismo significado (y significante) al que estamos acostumbrados.

    Lo digo porque, niñatos aparte, no conozco a mucha gente aquí en La Frontera a los que el tema este de las motos y los ruidos y la suciedad y la precariedad viaria y la chulería envuelta en cuero y la barbarie y las noches sin dormir y el miedo a pasar un semáforo con tus hijos de la mano y tantas otras cosas les guste demasiado. Parece que a los gobernantes de este pueblo (hay veces en las que es difícil pensar en ella como ciudad) les importa más el dinero (¿?) que supuestamente dejan aquí los moteros que la seguridad ciudadana o la tranquilidad vecinal. Yo comprendo desde un punto de vista intelectual que la urbe no le puede hacer ascos a las divisas que se le inyectan en estos días, pero paréceme a mí que todo ha de tener un límite. Una cosa es organizar la fiesta internacional de las motos y otra muy distinta es hacerla en el mismo corazón de la ciudad, cortando las vías principales de tráfico y, encima, auspiciando los comportamientos más cenutrios con una media sonrisa y un mirar para otro lado.

    La Frontera es una ciudad grande, bastante más que sus vecinas, por eso precisamente es difícil de entender que, con todo el espacio libre que posee, tengan que organizar esta barbarie sobre ruedas justo en el centro del municipio, dando carta blanca a cualquier gilipollas (que de todo hay) que venga ronroneando desde la quinta puñeta con el único afán de quemar ruedas y de impedir que los trabajadores disfruten de su merecido descanso.

    Esto mismo se lo comenté a uno de ellos. Su (despectiva) respuesta fue que si no me gustaba la fiesta pues que me largara a otro sitio, que durante este fin de semana La Frontera les pertenecía... Democracia, ya les digo: yo soy el que paga los impuestos, yo soy el que malvive aquí, yo soy el supuesto ciudadano. Pero resulta que no tengo derechos, que debo agachar la cabeza y dejar que la tribu de bárbaros me invada a hierro y fuego.

    Pues que bien.

    2006-03-27 09:27 | Categoría: Opino ergo sum | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/38624

    Comentarios

    1
    De: RM Fecha: 2006-03-27 16:37

    Espero que no te lea el madmax motorizao que el año que viene por poco llega conmigo a las manos en mi bitácora a cuenta del mismo tema. Lástima que desaparecieran sus argumentos (resumible en urhg, argh).


    Yo sigo sin saber qué morbo puede tener que un cuarentón engominao de cuero se pase los días haciendo ruuuun ruuun en los semáforos.



    2
    De: Kotinussa Fecha: 2006-03-27 17:34

    En primer lugar, me alegro mucho de tu regreso. Además, yo lo tengo comprobado: me desahogo en mi blog despotricando contra todo lo que me subleva y me quedo en la gloria, así es que no dejes de hacerlo, que es bueno para la salud.

    Sobre el tema de tu post, pues es un poco lo que nos pasa con el Carnaval a los que vivimos en el centro de Cádiz. Gracias a los criadores de piojos que instalan auténticos campamentos en cualquier lugar del centro, a los que inundan todo de orines o de vómitos, la ciudad se nos convierte en un agujero maloliente.



    3
    De: Juaki Fecha: 2006-03-27 17:59

    Pues va a ser que sí, Koti, mismamente. Sólo que los hippies, salvo por infección mortífera, no ponen en riesgo tu vida :))



    4
    De: BuzzFuzz Fecha: 2006-03-28 13:05

    bueno que decir. . . se nota que no te gustan las motos, solamente hablas de lo que te molestan las motos y los moteros, en fin, yo te diria que en vez de tanto decir democracia, di tolerancia. si eres incapaz de comprender lo que sienten esos 130.000 moteros que se desplazan a jerez entiendo que solo seas capaz de pensar en tu descanso. . . no estan allí todos los fines de semana es solo una vez al año. si un fin de semana tienes que llevar cuidado con tus hijos al cruzar un semaforo no creo que sea para tanto. . . (yo tengo la feria justo delante durante 1 mes no pego ojo y no por ello quiero que quiten la feria xDDD) un saludo a todo jerez. ;)



    5
    De: RM Fecha: 2006-03-28 14:30

    Uy, señor juez, no atropello a ancianitas todos los días, fue solo una vez en la vida... bueno, sí, estaba haciendo un caballito, y me salté el semáforo, y me subí a la acera, y con las perlas no me enteraba de que había gente que me gritaba para que frenase...

    Anda ya.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.224.176 (9de208049d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia