Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:


    Blogalia

    No lean, visualicen conceptos

    Arded malditosComo dice mi buen amigo Rafa Marín en Crisei (el enlace lo tienen ahí, a la izquierda) leer debería ser una acción tan cotidiana como ir al aseo, desayunar, o tener una bronca con un compañero de trabajo. Por tanto, estoy de acuerdo con él en que dedicar un Día de esos especiales al libro y a la lectura es una auténtica chorrada, y que sólo sirve para que los libreros y las grandes superficies hagan su particular Abril a costa de los despistados que circulan por los pasillos presa de ese mal del siglo XXI que es el consumismo.

    A mí, que no soy más que un simple disparaletras (y ni siquiera de la estirpe de Eld) me preguntan casi todos los días que qué libro les recomendaría para leer. Es una pregunta trampa, por supuesto. Y lo es por la sencilla razón de que la lectura es un acto tan íntimo como el de reproducirse, es como si te preguntaran: “Eh, Juaki, ¿con qué postura crees que debería beneficiarme a mi pareja?” A cada uno le gusta lo que le gusta, y ya somos mayorcitos como para no saber hacia dónde se decantan nuestras preferencias (de este apartado excluyo a niños y adolescentes, a ellos les hago las recomendaciones con mucho gusto).

    De todos modos, mi teoría es que nuestra civilización involuciona a pasos agigantados, y que una de las víctimas de esta involución es la lectura. Verán, hace algún tiempo (no mucho), el pueblo llano no tenía capacidad lectora, eran sólo unos cuantos los que sabían hacerlo, los que se encargaban de coger los libros y comunicarles el mensaje al resto de sus congéneres (antes fueron los juglares, pero esa es otra historia). Pasó el tiempo, el analfabetismo parecía que iba desapareciendo, pero entonces llegó la imagen, y con ella los medios de comunicación.

    Y la sentencia de muerte para la clase lectora.

    Las nuevas generaciones se están criando en un medio absurdo en el que todo se
    visualiza conceptualmente, en el que los contenidos de las historias de toda la vida se les presentan como una secuencia de imágenes en movimiento. ¿Para qué leer entonces? Lo importante es la historia, lo que te cuentan, no el cómo. Mis compañeros docentes sabrán de primera mano que los alumnos de hoy te dicen una y otra vez que para qué se van a leer el libro cuando pueden ver la película, sin saber que la susodicha es normalmente un pastiche de ideas aleatorias puestas en orden por un guionista aburrido que sólo piensa en la cantidad de ceros que tendrá su cheque al final de la vaina.

    Hemos perdido, señores, es hora de reconocerlo. Los lectores y escritores acabaremos en ghettos, como ya predijo Bradbury en Fahrenheit 451, adalides de una causa perdida, pero no por ello menos honrosa. Personalmente, me siento bien siendo un lector compulsivo, viendo cómo mi espíritu crítico crece día tras días, observando que a mí no me comen la cabeza como al resto de mis congéneres.

    Pero yo siempre he sido un idealista. Ustedes me comprenden.

    2006-04-23 12:36 | Categoría: Speaking in Tongues | 7 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/39339

    Comentarios

    1
    De: Limadito Fecha: 2006-04-23 14:09

    Te aplaudo de pié. 100% de acuerdo.



    2
    De: V. Fecha: 2006-04-24 09:21

    Tranquilo. No nos quedará París... pero sí el consuelo de que en todo lo que nos resta de vida no nos acabamos los libros buenos que no hemos leído aún. Antes me daba miedo; ahora me reconforto al pensarlo.



    3
    De: V. Fecha: 2006-04-24 09:28

    Por cierto, que a mí cuando me preguntan por qué libro recomiendo acostumbro a salir por la misma tangente que tú.
    Y es que esto del sexo y la literatura es de un socorrido que no veas... :P

    V.



    4
    De: Juaki Fecha: 2006-04-24 15:06

    Ej que é lo que é :))



    5
    De: Jody Dito Fecha: 2006-04-25 13:37

    No digo que no haya que leer, por supuesto, ni siquiera que haya que leer menos, evidente...no digo que no se compren libros, ni que no se presten, ni que se intercambien ideas sacadas de ellos...no, no digo nada de eso.
    Pero leer por leer, leer de forma compulsiva, elevar al altar de la devoción tanto el libro como la lectura...pues como que me parece una inutilidad y un ejercicio de snobismo decimonónico.

    Solo te da una serie de conocimientos, muchas veces inservibles o solo para hacerse uno el chulo, lo que uno sabe, lo leído que es...Pienso que la lectura debe ser, no solo un acto muy meditado, sino que debe tener un objetivo concreto, se debe realizar como un tratamiento para determinadas enfermedades (la ignorancia porque sí, el conocimiento sobre una cosa concreta y útil, la información puntual sobre algo, el apuntalamiento de algún conocimiento previo, el desarrollo de conceptos conocidos, la confirmación de ideas oídas....miles de enfermedades más).

    Veo con ojos incrédulos tanto a los que no leen nada porque es algo de "intelectuales" como a los que lo leen todo porque es de "intelectuales". Concluyo que la lectura tiene diversos tipos u objetivos; el placer, el aburrimiento o la adquisición de conocimiento, como ejemplos, pero nunca debe ser un fin en si misma. Y más aún existiendo otros tipos de actos que sustituyen a la lectura más acordes con nuestro tiempo. Aunque, claro que el leer nunca morirá, es imposible, lo que debe morir es usar la lectura como arma ¿social?, ¿de engreimiento?, ¿de diferenciación?, ¿de clasista?, ¿de ocultación de habilidades naturales?...

    Y yo si que recomiendo un libro siempre que me preguntan, porque él que lo hace, quizás, demuestre interés sano por la lectura (y es algo borríco) y aprovecho, fijándome, escudriñándo al que me lo pregunta para proporcionarle algunas horas de placer y conocimiento que él no ha sido capaz de hacerlo solo.

    Perdón por la extensión del comentario y por la repipez y la pedantería....que juro que lucho contra todo esto todos los días, pero creo que soy un imbecil irrecuperable.
    Saludos.



    6
    De: Juaki Fecha: 2006-04-25 13:42

    No, no eres un imbécil: simplemente eres alguien que piensa y medita. Ergo, supongo que lees :)



    7
    De: V. Fecha: 2006-04-25 15:52

    Ergo, también practicas el se... er...
    Cagontó, que últimamente no estoy en lo que debo estar.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.224.176 (9de208049d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia