Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Diciembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31            

    Documentos:


    Blogalia

    Desde el Infierno

    fuegoYa está aquí, ya llegó: la caló se ha adueñado de nuestras vidas. Ya sé que, a lo mejor, en las costas o en el norte (o en otros países de allende los mares) no es lo mismo que aquí, pero créanme si les digo que llevamos una mañana en la que el simple esfuerzo de respirar con normalidad es una empresa titánica, propia de los tipos esos que habitan el Olimpo, pero no de nosotros, los pobres humanos.

    Ahora mismo el termómetro está rondando los 35ºC aquí en La Frontera, y la cosa parece que va en aumento. Ante mis ojos tengo a un grupo de alumnos de 2º de ESO que, como pueden, intentan hacer el examen final de mi asignatura (el primero de ellos: yo no me quedo tranquilo sin hacerles al menos tres, más el oral). Todo el aula es un concierto de resoplidos y aleteo de abánicos improvisados, y las gotas de sudor corretean por sus rostros plagados de granos. Las ventanas están abiertas, las puertas de la clase están abiertas (con el consiguiente murmullo y ronroneo del resto de los grupos con los que compartimos el pasillo), pero no corre ni una sola gota de aire. Para colmo, hay veinte ordenadores encendidos (donde tienen que hacer parte de la prueba) que añaden unos cuantos grados más al plutónico ambiente. ¿Son estas las condiciones perfectas para hacer un control?

    No, les aseguro que no.

    Hace años que todos los que nos movemos por esta zona (y no es la peor de Andalucía en cuestiones de calor extremo: pregunten por Córdoba, Sevilla, y aledaños) sabemos que el curso acaba en cuantro llega la primera ola de calor, por la sencilla razón de que, de verdad, es humanamente imposible dar o recibir clases en estas condiciones. Hace un par de años, y no exagero en absoluto, veía cómo las niñas más pequeñas sufrían lipotimias a primera hora de la mañana porque dentro del aula había temperaturas cercanas a los cuarenta y tantos grados debido a los materiales con los que los hábiles ingenieros contruyeron el edificio. Nuestros centros no están preparados para soportar este clima hostil, y el cuerpo y la mente humana, ya saben, empiezan a fallar cuando están sometidos a depende qué estímulos.

    A veces pienso para mí que, en lugar de tanto ordenador y tanto programa bilíngüe, la administración andaluza haría bien en gastarse los cuartos en reconstruir los centros y dotarlos de climatizadores, de preocuparse por que estos santos lugares de trabajo fuesen cómodos y acogedores, y no antiguos diseños más propios de la Polonia comunista o de regímenes menos afortunados.

    Mìrenlos, ahí están mis alumnos, hechos unos campeones, en una trinchera al sur del sur, luchando contra calores y frío con tal de obtener un título. Y lo hacen, la gran mayoría sin quejarse.

    2006-05-17 14:28 | Categoría: Onanismo Mental | 7 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/40026

    Comentarios

    1
    De: Kotinussa Fecha: 2006-05-17 16:58

    Tengo un compañero que estuvo muchos años dando clases en Alemania. Y me contó que allí, en el momento en que el termómetro oficial que hay en el Ayuntamiento llega a los 25 grados, se avisa a los colegios por teléfono, se cortan las clases y se envía a los niños para casa, sea la hora que sea. Con ese criterio, aquí tendríamos un mes de clases.

    Y luego oyes decir a esos grandes políticos que tenemos, que en España hay demasiadas vacaciones escolares, que en Dinamarca las clases empiezan el 15 de agosto. Ayyy, si es que nos quejamos mucho.

    Por cierto, mi Instituto (estrenado ahora hace tres años) tiene techo de uralita. ¡Palabrita del Niño Jesús!



    2
    De: Juaki Fecha: 2006-05-17 18:52

    Joé, Koti, eso sí que es mala leche, leñe... Que los tengamos en los Institutos viejos es comprensible, pero en los nuevos...



    3
    De: RM Fecha: 2006-05-17 18:54

    Y clases sin ventanas, que también las hay en algún sitio.

    Y aire acondicionado en los despachos y no en las salas de profesores ni en las clases...

    Y clases por la tarde...



    4
    De: Kotinussa Fecha: 2006-05-17 19:06

    Por no hablar de las 498 aulas prefabricadas (las famosas caracolas) que existen sólo en Andalucía. Allí no es sólo el calor o el frío, sino que se dan situaciones realmente peligrosas, como que la instalación eléctrica dé continuos chispazos, y hasta calambres.



    5
    De: RM Fecha: 2006-05-17 19:25

    E institutos que reciben premios de diseño... y no tienen patio de recreo ni sitio donde hacer la gimnasia (me niego a eso de "educación física").



    6
    De: V. Fecha: 2006-05-17 20:56

    No se quejan porque están en la edad. Me explico: de jovenzuelo pertenecía a la joven orquesta de mi comunidad; nos íbamos de encuentros una vez por mes, de una semanita de ensayos intensísimos, durmiendo en barracones de colegios mayores, o en habitaciones inhóspitas, comiendo rancho y demás. Y nos lo pasábamos de puta madre :P

    Si hoy día en mi orquesta nos obligan a currar lo que currábamos de críos, en las condiciones en que nos obligaban a hacerlo... en lugar de reírnos y regarlo todo en cervezas por las noches, armábamos la de dios es cristo.



    7
    De: CONGRAS Fecha: 2006-11-30 22:35

    YO ME PASE CACHANDO A MIS CONPAÑERAS Y FUMANDO MARIHUANA Y NO ME ARREPIENTO



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 34.236.153.51 (ba461d300d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia