Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Diciembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31            

    Documentos:


    Blogalia

    Cayó Soria...

    …y con ella una de las mejores voces de la blogosfera, la de su autor, Julián Díez. Para los no iniciados diré, antes de que corran a buscar esquelas o noticias de catástrofes, que ni ha desaparecido la provincia ni se ha muerto nadie. El blog de Julián, “Soria de las Palabras” ha sido desactivado, anulado, finiquitado, por la sencilla razón de que el autor estaba hasta los güítos de que la gente le metiera caña por un quítame allá esa opinión discordante.

    La gota que ha colmado el vaso de su paciencia (la última, no la única), y les aseguro que no es para menos, es el varapalo y escarnio público al que le ha sometido el autor Rodolfo Martínez en su bitácora, “Escrito en el agua”. Esto no daría para más si no fuera porque ambos señores se consideraban amigos desde hacía años, y el uno, el de Soria, no se esperaba tan desmesurada reacción por parte del de la (mala) leche asturiana. Hay cosas que duelen, sobre todo si los estoques van directos a ese punto del cuerpo humano que, normalmente, está desprotegido: el alma.

    “Soria de las Palabras” ha muerto, descanse en paz. Queden estas líneas como pobrísimo, paupérrimo homenaje a un lugar en el que se desbrozaban ideas e informaciones que, por norma general, te hacían reflexionar. Ha caído víctima del populacho, y de las tropas de aquellos que se creen en posesión de la verdad, de su verdad que han de imponer por encima de todas las cosas. No diré que esto último no es lícito, pues no soy yo precisamente uno de los más enterados o de los que más saben del asunto. Como simple aficionado, como adepto de las palabras sorianas, me ha dolido tener que renunciar a sus mensajes por mor de, y esto es de mi propia cosecha, lo que seguramente no ha sido más que un enorme malentendido.

    Una vez más se demuestra que la palabra es más poderosa que la espada. Espero que Julián se recupere pronto. Y, metiéndome donde no me llaman, también me gustaría abrigar la esperanza de que el señor Martínez hiciera acto de contrición y viera que, incluso teniendo la razón (que no lo sé), hay formas y formas de hacer las cosas. Sobre todo en un medio tan accesible como Internet, donde a veces no están todos los que son ni son todos los que están.

    2006-09-11 19:29 | Categoría: Opino ergo sum | 1 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/42834

    Comentarios

    1
    De: V. Fecha: 2006-09-11 19:36

    Medio, además, en el que tan difícil es dar color a lo que se dice y donde todo suena a frío. Con o sin emoticonos.

    Una lástima terrible. Me encantaba visitar el blogg de Julián, y me joroba que lo haya dejado con aire cansado y dolido.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 34.236.153.51 (ba461d300d)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia