Esperando la Marea

Categorías:

  • Fantaciencia
  • Gaditaneces
  • Microrelatos
  • Mnemonicus
  • Onanismo Mental
  • Opino ergo sum
  • Speaking in Tongues
  • Wordshooting
  • Archivos:

    <Septiembre 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
                 

    Documentos:


    Blogalia

    Compra cariño, que algo queda

    Santa shits on youAnda que no les ha venido bien a los grandes almacenes la fusión de las culturas, de puta madre, oigan, muchas más ventas pa' la buchaca y el descontrol generalizado entre padres y niños en general: me refiero, por supuesto, a la modita esta que se está implantando de mezclar, con una semana de por medio, los regalos del puto gordo vestido de rojo y sus majestades de Oriente. Ser miembros de la más repugnante de las sociedades capitalistas de toda la historia humana es lo que tiene.

    Antes (y ahora, que todavía hay reductos), los niños esperaban ilusionados el día 6 de Enero, como marcaba la tradición de estas latitudes. Los padres disponían de tiempo (a veces hasta de dinero) para preparar la visita de los tres tipos vestidos de oro y plata, casi sin agobios y con una perfecta planificación. Ahora, gracias al todopoderoso Corte Inglés y compañía, resulta que los tiernos infantes comienzan a exigir que el gordito de la coca cola (no lo olviden, fueron ellos los que dieron forma al personaje actual allá por los años cincuenta) también abone su diezmo en Nochebuena. Los progenitores, galeotes de los bancos y de la tarjeta, suelen claudicar, poniendo su ladrillo en el muro del egoismo y la permisividad en la que se están educando nuestros cachorros.

    Ayer por la noche, rizando el rizo de la estupidez y de la bajada de pantalones ante el consumismo, un conocido programa de actualidad rosa tuvo la osadía de entevistar a un actor vestido de Santa ante una legión de niños pijos que lo miraban con ojos de cordero degollado. Entre líneas, los guionistas del programa habrían sido muy apreciados entre las filas de la propaganda nazi, podía leerse aquello de "comprad, comprad, malditos, que de lo contrario podrá entenderse que no queréis a vuestros hijos". Me parece kafkiano que hallamos llegado a estas alturas, la verdad.

    Entre tanto, uno sigue con su labor de desinformación en plan interno, tratando de demostrar a mis hijos, que prácticamente ya están en el ajo, lo ruín y despreciable que es el actual espíritu de la Navidad. A ver si consigo que mis nietos, si los tengo, disfruten un poco más de la ilusión. No como ellos, mis retoños, a los que una banda de Scrooges del nuevo milenio les ha jorobado todas las fiestas del mañana.

    2006-12-24 18:17 | Categoría: Opino ergo sum | 3 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://marea.blogalia.com//trackbacks/45713

    Comentarios

    1
    De: AMS Fecha: 2006-12-25 21:51

    Kafkiano no es, es aberrante.
    El gordito colorado tiene una publicidad que ya quisiera cualquier compañía de perfumes.
    Es la leche.
    Que peligro mas peligroso es esto del consumismo desaforado. Y caemos una y otra vez.
    Crom, crom.



    2
    De: V. Fecha: 2006-12-25 22:15

    Sasto: aberrante. Y no es que seamos consumistas por naturaleza, es que somos tontos felices.



    3
    De: José Angel Fecha: 2006-12-27 09:12

    Qué barriobajero me parece mezclar un programa dedicado a un público eminentemente adulto en el que se habla de todas las bajezas posibles de un ser humano con una figura tan identificada con la infancia como Papa Noel (Santa Claus, San Nicolás o como quieras llamarlo, porque como no nació en nuestro país).

    Además, me parece una osadía (ya perpetrada en alguna ocasión anterior) simular una entrevista a un personaje mágico como éste o como los Reyes Magos. Si ya cuesta convencer a los niños de que los que reparten caramelos la tarde del 5 de enero son o no son los auténticos, con esos disfraces a veces tan mal pertrechados, ¿por qué se empecinan en contaminar imágenes "sagradas" para los niños de este modo, llevándolos a un medio tan falso como la televisión?

    Y lo de falso lo digo porque, insistiendo, ¿no había otro programa en el que entrevistar a Papa Noel? ¿Tenía que ser Dolce Vita? ¿Es para generar nuevo público en el futuro de estos programas?



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.58.121 (5b298ba461)
    Comentario
    ¿Cuánto es: diez mil + uno?

    © 2002 - 2003 koyote
    Powered by Blogalia